Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Empresas y Comunidades que Transforman América Latina

Transformadores es el nombre dado al Premio Latinoamericano de Desarrollo de Base, creado por RedEAmérica y la Fundación Interamericana para destacar aquellas iniciativas comunitarias acompañadas por organizaciones empresariales miembros de la Red.Entre 38 iniciativas postuladas, dos experiencias de Brasil, una de Colombia y otra de El Salvador se hicieron acreedoras al galardón, en igualdad de condiciones. El objeto de este libro es, precisamente, recoger en cuatro crónicas, presentadas en español y portugués, los aspectos más destacados de cada una de las experiencias premiadas.

Areas de Investigación:

Programa / Departamento: 
FORTAS
Autor Personal: 
Red E AMÉRICA
Documento de descarga: 
Share
El cuidado es esencial para el desarrollo de todas las personas que habitamos el planeta y en cada uno de nuestros momentos vitales. Los niños, niñas y adolescentes (NNA), las personas adultas mayores, las personas enfermas, quienes tienen alguna discapacidad y los mismos cuidadores requieren de atenciones que les permitan vivir su vida con dignidad y en pleno disfrute de sus derechos. Pese a ello, no es en absoluto una actividad únicamente individual, sino una acción que entraña una actividad social en tanto que las acciones de cuidado ocurre en un contexto determinado que refleja los valores, leyes, costumbres e instituciones de una sociedad.
Mucho se ha dicho acerca del impacto que tienen los impuestos y el gasto social sobre la pobreza en el país, llegando, en ocasiones, a conclusiones opuestas, frecuentemente a partir de análisis parciales. Algunos analistas afirman que los impuestos los pagan todos los ciudadanos, y que los más perjudicados son los de menores ingresos. Además, se señala que el gasto social, sobre todo cuando se trata de subsidios generalizados, no resuelve el problema estructural de la desigualdad y la pobreza en el país, y que este gasto llega solo a un segmento pequeño de la población, dejando fuera a varias familias de escasos recursos.
La pobreza es un fenómeno que ha estado presente en la humanidad desde hace muchos años, en tanto los primeros estudios científicos y esfuerzos por cuantificarla se registran a finales del siglo XIX. A continuación se presentan brevemente a dos investigadores cuyos aportes son considerados un hito en el estudio de la pobreza.
Esta investigación fue realizada en el marco del proyecto “Promoviendo el empoderamiento econó- mico de las mujeres a través de mejores políticas”, apoyado y financiado por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) de Canadá. La coordinación del proyecto está a cargo del Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo-Uruguay (CIEDUR) y el Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS) de la Universidad de La Plata, Argentina. La finalidad del proyecto es mejorar la eficiencia y la eficacia de las políticas públicas para promover la equidad de género en los mercados de trabajo y mejorar las oportunidades económicas de las mujeres, a través de la investigación. Este estudio fue realizado en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, El Salvador, México, Nicaragua y Uruguay.
La Biblia, en el capítulo 41 del génesis, cuenta la historia de la interpretación que José, hijo de Jacob, hizo del sueño del Faraón; –“En mi sueño, he aquí, yo estaba de pie a la orilla del Nilo. Y vi siete vacas gordas y de hermoso aspecto que salieron del Nilo; y pacían en el carrizal. Pero he aquí, otras siete vacas subieron detrás de ellas, pobres, de muy mal aspecto y flacas, de tal fealdad como yo nunca había visto en toda la tierra de Egipto”– José, le anunció: “He aquí, vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto, y después de ellos vendrán siete años de hambre”, y le aconsejó “nombre intendentes sobre el país y exija un quinto de la producción de la tierra de Egipto en los siete años de abundancia”. Aquella historia milenaria, encierra el principio fundamental de una adecuada política fiscal por parte del Estado frente a las variaciones intrínsecas del ciclo económico. De manera general, recomienda que el impulso que realiza el sector público al resto de la economía, sea menor en momentos de abundancia, para que sea mayor en momentos de escasez.
Mucho se ha dicho acerca del impacto que tienen los impuestos y el gasto social sobre la pobreza en el país, llegando, en ocasiones, a conclusiones opuestas, frecuentemente a partir de análisis parciales. Algunos analistas afirman que los impuestos los pagan todos los ciudadanos, y que los más perjudicados son los de menores ingresos. Además, se señala que el gasto social, sobre todo cuando se trata de subsidios generalizados, no resuelve el problema estructural de la desigualdad y la pobreza en el país, y que este gasto llega solo a un segmento pequeño de la población, dejando fuera a varias familias de escasos recursos.
En El Salvador, desde inicios de los años noventa al presente, la evolución de los ingresos de la población muestran un incremento general, lo que ha mejorado las condiciones económicas de vida de los salvadoreños; sin embargo, durante los últimos años, los avances se han ido alcanzando más lentamente. Asimismo, aunque el país ha percibido un patrón de crecimiento económico que ha reducido tanto la pobreza como la desigualdad, sus cambios no parecen haber acontecido en la misma dirección en períodos específicos, lo que plantea mayores interrogantes sobre la naturaleza de la relación en el país. Hay momentos en que la pobreza disminuye, pero aumenta la desigualdad (1992-1994), o momentos en que sube la pobreza, pero disminuye la desigualdad.
El Modelo de Integración de Esfuerzos (MIE) es un modelo de intervención creado por FUSADES-FORTAS con el objetivo de lograr mejoras significativas en la calidad de vida y la reducción de pobreza en comunidades pobres de El Salvador, a través de un proceso de desarrollo local participativo gestionado por la municipalidad y la comunidad organizada, bajo una visión común de desarrollo.

Páginas

13B | Cesar Méndez

Director Fortalecimiento y Acción Social 

Contactar

  cmendez@fusades.org
  @fusades