Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Posición Institucional "Criterios para dialogar sobre una ley de responsabilidad fiscal en El Salvador"

Esta PI resume un documento más amplio en el que se discute sobre la conveniencia e implicaciones de establecer una ley de responsabilidad fiscal para el país y cuáles podrían ser los elementos fundamentales a considerar, con el propósito de contribuir al debate, aportando elementos que sean útiles en la discusión de un marco regulatorio de esta naturaleza.

Areas de Investigación:

Programa / Departamento: 
DEC
Investigadores: 
Luz María Serpas de Portillo
Autor Personal: 
Luz María Serpas de Portillo
Autor Institucional: 
Fusades
Año de publicación: 
2016
No de Páginas: 
7
Documento de descarga: 
Share
Esta PI resume un documento más amplio en el que se discute sobre la conveniencia e implicaciones de establecer una ley de responsabilidad fiscal para el país y cuáles podrían ser los elementos fundamentales a considerar, con el propósito de contribuir al debate, aportando elementos que sean útiles en la discusión de un marco regulatorio de esta naturaleza.
Hasta 1998, en El Salvador funcionaba un sistema de pensiones basado en un régimen financiero de reparto, denominado Sistema Público de Pensiones (SPP), en el cual los beneficios que recibían los afiliados eran generosos al compararlos con los aportes que habían realizado y existía un manejo deficiente de las inversiones de estos fondos. Por tales razones, en 1996 la Asamblea Legislativa, por medio del Decreto 927 “Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones” creó un nuevo sistema, en el cual las pensiones se financian con el ahorro que se acumula en las cuentas individuales de ahorro para pensiones que pertenecen a los afiliados, y es administrado por las administradoras de fondos de pensiones (AFP).
En 1998, en El Salvador se realizó un cambio estructural al sistema de pensiones. Se creó el Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP) tras el inminente colapso financiero del sistema público de pensiones (SPP) –cuyo régimen financiero era de reparto– administrado por el Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP) y el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), pues los beneficios definidos no estaban en correspondencia con las contribuciones al sistema, por lo que era insostenible, situación que en algún momento se haría evidente. La piedra angular del SAP, es el ahorro individual que cada trabajador integra durante su vida laboral y la rentabilidad que se logre alcanzar durante este período al invertir esos recursos, con el objeto de financiar las pensiones cuando llegue la edad de retiro.