Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Propuesta para la agenda de competitividad en el área de educación y empresa. (Mesa Educación y Empresa, Iniciativa para la Competitividad).

La Iniciativa para la Competitividad busca unir los esfuerzos de los salvadoreños para solucionar los problemas que hay detrás de la baja productividad del país, a través de lograr alianzas entre los sectores público y privado. Esta iniciativa fue lanzada en enero de 2012 con el propósito de institucionalizar el esfuerzo de varios actores y facilitar la construcción de acuerdos que se traduzcan en una estrategia nacional para elevar la competitividad del país. La Iniciativa para la Competitividad ha reunido a más de 130 expertos locales para identificar obstáculos y proponer soluciones en distintos temas, los cuales han sido organizados en las siguientes mesas de trabajo: acceso a mercados y atracción de inversiones, facilitación de trámites, educación y empresa, e infraestructura (logística y transporte, energía eléctrica y recursos hídricos). Se presentan las acciones de corto plazo (1 año) y mediano-largo plazo (5-15 años).

Areas de Investigación:

Programa / Departamento: 
DES
Investigadores: 
Cuéllar-Marchelli, Helga; Mesa Educación y Empresa
Autor Personal: 
Cuéllar-Marchelli, Helga; Mesa Educación y Empresa
ISSN: 
2226-5767
Lugar Publicacion: 
Antiguo Cuscatlán
Año de publicación: 
2012
No de Páginas: 
20
Documento de descarga: 
AdjuntoTamaño
educacion_empresa.pdf1.04 MB
Share
La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), solicitó realizar un importante estudio retrospectivo sobre siete áreas fundamentales para el desarrollo de los países, para lo cual seleccionó un conjunto de proyectos que se implementaron a través de acuerdos bilaterales con cada uno de los gobiernos de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. Estas naciones, por su nivel de ingreso, de acuerdo con la clasificación del Banco Mundial se sitúan como países de renta media baja, y han mostrado en las dos últimas décadas un fortalecimiento de sus democracias, han observado un crecimiento más estable de sus economías, pero aún registran elevadas tasas de pobreza y desigualdad.
El 1 de octubre de 2015, la Asamblea Legislativa aprobó, casi por unanimidad, la Ley de Firma Electrónica, tras siete años desde que se presentó un primer borrador . En una Posición Institucional, FUSADES había señalado la importancia de aprobar esta nueva ley para mejorar la competitividad del país, ya que El Salvador era el único país en Centroamérica y uno de los únicos siete países en toda Latinoamérica y el Caribe, que aún no contaban con esta normativa.
La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), solicitó realizar un importante estudio retrospectivo sobre siete áreas fundamentales para el desarrollo de los países, para lo cual seleccionó un conjunto de proyectos que se implementaron a través de acuerdos bilaterales con cada uno de los gobiernos de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. Estas naciones, por su nivel de ingreso, de acuerdo con la clasificación del Banco Mundial se sitúan como países de renta media baja, y han mostrado en las dos últimas décadas un fortalecimiento de sus democracias, han observado un crecimiento más estable de sus economías, pero aún registran elevadas tasas de pobreza y desigualdad.
Desde hace varios años, el Departamento de Estudios Legales de FUSADES ha analizado y propuesto leyes y políticas públicas para mejorar aspectos específicos relacionados con el clima de negocios. En este estudio se analizan, desde la perspectiva legal e institucional, los principales elementos que inciden en el clima de inversión en El Salvador, y se proponen acciones prácticas y sistémicas en cada ámbito abordado, que serán valiosos insumos para estrategias nacionales, tales como el Plan de Gobierno 2014-2019, el Asocio para el Crecimiento, el convenio Fomilenio II y el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.
Se estimaba que a finales de 2014, habría ya cerca de tres mil millones de usuarios de internet, dos tercios de los cuales procederían de países en desarrollo, al igual que el 55% de los nuevos abonados al servicio de internet móvil de banda ancha1 . Debido a este crecimiento exponencial, hay un abanico inmenso de actividades que ahora se desarrollan por este medio. Esto ha impactado en las estructuras jurídicas alrededor del mundo, que han debido evolucionar para 1 adaptarse a los nuevos escenarios y brindar así a la sociedad un marco jurídico que les dote de seguridad. El elemento base que brinda seguridad jurídica a las transacciones e interacciones que se realizan por medios electrónicos, es la firma electrónica. Hoy en día, El Salvador es el único país en Centroamérica y uno de los únicos siete países en toda América y el Caribe, que aun no tienen una Ley de Firma Electrónica, lo cual nos posiciona en una gran desventaja competitiva con el resto de la región
FUSADES ha expresado en distintas oportunidades la importancia que el conflicto CEL-ENEL se resolviera de forma integral por la vía del diálogo, respetando las obligaciones adquiridas por el Estado, y enviando un mensaje positivo al mundo que en El Salvador se puede invertir en un ámbito donde se respeta el Estado de derecho.

Páginas

Flor de Mendoza

Directora Laboratorio de Fusades 

Contactar

   fmendoza@fusades.org
  
Nidia de Landaverde

Aseguramiento de Calidad

Contactar

  nlandaverde@fusades.org
  @fusades