Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Blog

La Ley del agua , el sector privado y el enfoque de cuenca


Junio 2015. Una cuenca se define como los límites geográficos de un cuerpo de agua particular, su ecosistema y la tierra que desemboca en ella. Es el área de tierra desde donde todas las escorrentías superficiales fluyen por medio de una secuencia de riachuelos, humedales, ríos y lagos hacia el mar en una sola desembocadura, estero o delta. La cuenca hidrográfica también incluye acuíferos de agua subterránea y está formada de una mezcla singular de paisajes que interactúan entre sí, incluidos bosques, cultivos agrícolas, granjas, ríos y lagos, e incluso ciudades o pueblos.

Entre otros servicios, una cuenca hidrográfica sana o en buen estado provee un suministro confiable de agua para uso de las comunidades, las empresas y la agricultura mediante la captación y almacenamiento de la precipitación, el sostenimiento y la regulación del caudal de los ríos y la recarga de los mantos acuíferos. Además de purificar el agua, una cuenca sana mitiga la contaminación del agua al filtrar escorrentías y retener sedimentos. También puede contener las crecidas de los caudales de los ríos al proveer “áreas de retención” y absorber agua de inundaciones.

Las empresas dependen de y a la vez impactan las cuencas hidrográficas y los servicios que estas proveen. En El Salvador, la importancia...

¿Qué sabemos de los docentes en El Salvador?


Planes, políticas, programas, estrategias y proyectos se benefician de la recopilación de datos veraces, comparables y oportunos, y del análisis de indicadores periódicos. Si bien es cierto se ha facilitado el acceso a estadísticas para conocer y transformar la realidad, no siempre son confiables y no siempre está disponible la información. El Departamento de Estudios Sociales de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) busca comprender con más claridad el estado de la profesión docente y la calidad educativa con la elaboración del estudio “Caracterización de los docentes del sistema educativo salvadoreño” (Hernández, 2014), con el fin de generar mayor conocimiento y recomendaciones de políticas públicas docentes. 

El estudio describe las características de los maestros con respecto a particularidades de los centros escolares en los que laboran, características sociodemográficas, nivel de formación, experiencia formal y condiciones de contratación. De acuerdo con datos oficiales, se señala que el personal docente se incrementó en 11.8% entre 2003 y 2013. El 81.9% reside en el área urbana y más de un tercio de estos trabaja en la rural. El 81.1% imparte clases en el sector público y todos cuentan con un título acreditado...

Ciclo de lento crecimiento y endeudamiento incontrolable

Durante varios años El Salvador se encuentra atrapado en un círculo vicioso de lento crecimiento y endeudamiento incontrolable; en el que las políticas públicas se centran en alivios de corto plazo, mientras que las oportunidades permanentes de empleo e inclusión se alejan de la población. 

Lo sustantivo de un arreglo o pacto social, es que se garantice la seguridad personal, que el crecimiento sea inclusivo, que la calidad de los servicios públicos—educación, salud, infraestructura—sea muy buena, todo ello para que se expandan las oportunidades para la persona de manera sostenible. 

El Salvador presenta graves deficiencias en estas áreas, ante las cuales, los gobiernos han optado por aliviar los  síntomas de desempleo, informalidad, pobreza y poco crecimiento, incrementando el gasto público con políticas de corto plazo y clientelistas, como, subsidios generalizados, incremento de empleo y salarios públicos, gasto en publicidad. Por ejemplo, el programa de entrega gratuita de uniformes y zapatos, beneficia a los hogares receptores; también crea empleos temporales a fabricantes de uniformes y zapatos, generando en la población beneficiaria un alivio instantáneo, y un probable aumento en el apoyo de la población hacia las autoridades; el ciclo se vuelve atractivo al gobierno, aumentando su deseo por...

La lucha por la pobreza, más allá del discurso


La política social es el instrumento a través del cual el Estado está llamado a asegurar el bienestar de los salvadoreños y puede definirse como el conjunto de acciones orientadas a resolver necesidades básicas –salud, educación, etc.- de la población en general o de grupos en riesgo–como niños, mujeres o adultos mayores-. Sin embargo, calificar a una política como “social” no necesariamente implica que se producirá una mejora real en la calidad de vida de las personas; para que esto ocurra debe procurarse que estén bien diseñadas, que sean efectivas y sostenibles financieramente [1].

La atención a los más pobres y vulnerables también es objeto de la política social. Con la aprobación de la Ley de Desarrollo y Protección Social, los programas y acciones para el combate de la pobreza, surgidos en el marco del Sistema de Protección Social Universal (SPSU) quedaron inmersos dentro de la Ley. Esta continuidad de acciones  y programas es positiva, en tanto los cambios sociales requieren tiempo para ser palpables. 

Aunque continuidad no debe ser sinónimo de invariabilidad, de hecho se espera que los programas que han sido evaluados –como Comunidades Solidarias, Ciudad Mujer, Pensión Básica Universal- incorporen las observaciones realizadas, a fin de mejorar su efectividad y que continúen siendo...

Ciclo de lento crecimiento y endeudamiento incontrolable



Durante varios años El Salvador se encuentra atrapado en un círculo vicioso de lento crecimiento y endeudamiento incontrolable; en el que las políticas públicas se centran en alivios de corto plazo, mientras que las oportunidades permanentes de empleo e inclusión se alejan de la población. 

Lo sustantivo de un arreglo o pacto social, es que se garantice la seguridad personal, que el crecimiento sea inclusivo, que la calidad de los servicios públicos—educación, salud, infraestructura—sea muy buena, todo ello para que se expandan las oportunidades para la persona de manera sostenible. 

El Salvador presenta graves deficiencias en estas áreas, ante las cuales, los gobiernos han optado por aliviar los  síntomas de desempleo, informalidad, pobreza y poco crecimiento, incrementando el gasto público con políticas de corto plazo y clientelistas, como, subsidios generalizados, incremento de empleo y salarios públicos, gasto en publicidad. Por ejemplo, el programa de entrega gratuita de uniformes y zapatos, beneficia a los hogares receptores; también crea empleos temporales a fabricantes de uniformes y zapatos, generando en la población beneficiaria un alivio instantáneo, y un probable aumento en el apoyo de la...

Páginas