Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Aceite de palma y su popularidad en el mercado

Autor: 
Ana Maria Villalta – Gerente Unidad de Fisicoquímico de Alimentos LAB-FUSADES
Fecha: 
Mar, 10/31/2017

Nos encontramos en el punto de mira con otro de los ingredientes  que se encuentran en abundancia en muchos de los productos procesados: el aceite de palma.

La industria tanto alimenticia como de los cosméticos está abusando de este ingrediente, por lo que se  ha tenido que aumentar considerablemente su producción. Se atribuye al cultivo masivo de palma aceitera para la producción de aceite de palma, el ser el mayor responsable de la deforestación de las selvas tropicales, sobre todo en las zonas de Malasia e Indonesia.

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que se extrae de la palma africana Elaeis guineensis. Contiene aproximadamente un 50% de grasas saturadas, una cantidad mayor de lo que suelen contener otros aceites vegetales que se consideran saludables, como el aceite de oliva (14% de grasas saturadas). Un consumo excesivo de este tipo de grasas está directamente relacionado con problemas de salud como enfermedades cardiovasculares.

La organización Mundial de la Salud (OMS) no da recomendaciones específicas sobre el consumo de aceite de palma, pero sí enfatiza priorizar la grasas  insaturadas frente a las saturadas.

Podemos distinguir dos tipos de aceites de palma muy diferentes entre sí: por un lado tenemos el que procede de la carne del fruto de la palma aceitera y que es un aceite de palma virgen, con muchos beneficios para nuestra salud como la vitamina A. 

Por otro lado tenemos el aceite de palma refinado o aceite de palma RBD (refinado, blanqueado y desodorizado), que se obtiene de la semilla del fruto de la palma aceitera y que es el que se emplea ampliamente en la industria alimenticia, el cual es dañino para la salud ya que durante este proceso de refinado se crean sustancias que han sido consideradas carcinogénicas.

Los fabricantes no están obligados a declarar la cantidad de aceite de palma que contienen sus productos. El aceite de palma se encuentra dentro de la lista de ingredientes en la etiqueta del producto y puede aparecer con el nombre de palmoleina, oleína de palma, aceite de palmiste, entre otros. 

Si consumimos una gran cantidad de productos procesados y ultra-procesados en nuestra dieta, es altamente probable que estemos consumiendo también una cantidad elevada de aceite de palma que puede acarrearnos problemas a largo plazo.

Siempre encontraremos un alimento o un producto contra el que luchar, como es el caso actual del aceite de palma y el azúcar. Estos, sin embargo, no pueden ser reconocidos como responsables únicos de la epidemia de obesidad y sobrepeso que se está dando durante los últimos años.

Para seguir una alimentación saludable, las recomendaciones de los expertos en nutrición son rebajar el consumo de ácidos grasos saturados, restringiendo tanto las grasas saturadas de origen animal, como las de origen vegetal. Las grasas saturadas de origen vegetal, como el aceite de palma, se encuentran principalmente en la bollería industrial y los aperitivos, productos que en cualquier dieta saludable son suprimidos o restringidos.

La clave se encuentra, como siempre, en analizar el producto en su conjunto: que no lleve aceite de palma no quiere decir que ese alimento ultra-procesado que tenemos ante nosotros sea aceptable dentro de una buena alimentación.

Como siempre, si queremos realizar una compra más saludable lo mejor que podemos hacer es acudir a la materia prima y comprar alimentos en lugar de productos ya procesados.

En el Laboratorio de FUSADES se ofrece el servicio de análisis de contenido de grasa saturada en alimentos. Contáctenos en servicio al cliente al teléfono 22485650

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.