Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Centro de Desarrollo OCDE: beneficios para El Salvador

Autor: 
DEC
Fecha: 
Jue, 04/25/2019


El Salvador ha enfrentado un grave deterioro en la institucionalidad y en la calidad de sus políticas públicas. Los resultados del Latinobarómetro muestran que los salvadoreños entrevistados situaron al país en el penúltimo lugar en América Latina en los indicadores referidos a la confianza que ellos tienen en el gobierno, en la imagen que perciben sobre el progreso del país, y en una alta insatisfacción con la democracia. Otros indicadores también muestran similar resultado; en el Índice de Percepción de la Corrupción el país se situó en el lugar 112 en 2017, mientras que en 2004 ocupaba la posición 51; por su parte, el Índice de Competitividad Global en el pilar de institucionalidad muestra el lugar 133, cuando en 2006 ocupó el 62.

En FUSADES el año anterior nos dedicamos a construir una agenda de políticas públicas con la visión de que El Salvador “Progrese en el nuevo milenio”. En el ámbito institucional, nos preguntamos ¿cómo podemos recuperar la confianza y credibilidad de las personas en el Estado? ¿cuáles políticas públicas debemos impulsar para construir una cultura de eficiencia, transparencia, evaluación y rendición de cuentas del Estado? ¿cómo podemos reducir la corrupción hasta eliminarla?

Las respuestas a estas preguntas ayudarán a crear una agenda de medidas hacia las mejores prácticas e institucionalidad de los países desarrollados. Ante tal desafío, hemos propuesto que El Salvador se adhiera a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), lo cual implicaría realizar un proceso de reforma institucional en 22 áreas de política pública para que podamos ser admitidos. Esto plantea un gran esfuerzo, para lograr ajustar nuestra débil institucionalidad hacia los exigentes estándares internacionales de los países desarrollados. Esto puede ser muy caro, pero nunca más caro que los US$650 millones malgastados como consecuencia de la corrupción, por los que actualmente la Fiscalía General de la República está procesando a dos expresidentes; y es preocupante que las normas no han cambiado, y el riesgo sigue latente.  

Una buena noticia para el país es que el gobierno gestionó el ingreso de El Salvador al Centro de Desarrollo de la OCDE, lo cual fue aprobado en febrero de 2019; y el nuevo gobierno, que iniciará gestiones en junio de 2019, ha manifestado su total apoyo a esta iniciativa. Otra buena noticia es que se gestionó la realización del “Estudio Multidimensional País” de la OCDE, que es una herramienta para diagnosticar, acordar y proponer una agenda de trabajo en las políticas públicas más críticas que promuevan un desarrollo inclusivo. Un desafío para la sociedad salvadoreña será apoyar para que se implementen las reformas oportunamente.

 

·         Editorial publicado en la Revista El Economista, edición abril-mayo 2019, www.eleconomista.net

 

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.