Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Economía digital: actuar ya en una era de total globalización

Autor: 
DEC
Fecha: 
Lun, 11/25/2019



La economía digital se expande a gran velocidad en todo el mundo y abre nuevas formas de hacer negocios y nuevos canales de mercado para empresas locales. Uruguay y Costa Rica incursionaron de manera más temprana que países como El Salvador; esto debe ser un llamado a la acción. Como dijo Thomas Friedman, “la ventaja de llegar tarde, nos permite dar saltos más grandes”.

Anteriormente, países en desarrollo, por medio de los Tratados de Libre Comercio, buscaban su integración a la economía global, bajo lo que se conoce como “globalización comercial”. Asimismo, ha habido otro tipo de intentos de globalización como en el sector financiero. El profesor Carlos Anderson, presidente del Instituto del Futuro de Perú, quien recientemente visitó El Salvador, señaló que es la primera vez en la historia que la economía mundial está viviendo un “proceso de globalización total”, ya que las anteriores han sido “olas de globalización”. Mencionó también, que la cuarta revolución industrial es un cambio fundamental en el siglo XXI, en la forma de pensar, de actuar, de producir, de consumir bienes y servicios.

¿Estamos listos para este cambio? Sí, por el hecho que ya muchos están siendo parte de la nueva economía digital; cuando los consumidores compran en Amazon, o piden un UBER, o cuando, empresas locales, como Plycem y Applaudo Estudio, ya son actores en este nuevo ecosistema.

Hoy en día, las empresas pueden nacer como empresas globales, ya que por medio del comercio electrónico llegan a mercados de todo el mundo, sin necesidad de desplazarse físicamente. Esto abre una oportunidad para que las micro y pequeñas empresas puedan beneficiarse de un mundo más globalizado. Desde que nacen pueden tener acceso a millones de consumidores. No obstante, para que pueda darse un comercio seguro y bajo reglas claras, se requiere un apoyo firme de los gobiernos para establecer una política nacional, así como la aprobación de marcos normativos modernos que respondan a la nueva forma de hacer negocios.

Es importante tomar en cuenta temas, tales como, la protección de datos personales y los ciberataques, en los cuales, el Estado puede apoyar dando legislación que proteja de estas amenazas. 

También, debe existir una política educativa orientada a preparar a la población para estos nuevos retos, si se quiere ser un actor importante en el ecosistema digital. Deben repensarse las formas tradicionales de trabajo, ya que el mundo laboral también está cambiando.

Esto es una oportunidad para que las pequeñas y medianas empresas que no están formalizadas, lo hagan, y den el salto a convertirse en pymes inteligentes, teniendo la capacidad de llegar a conectarse en cadenas de valor a nivel mundial.

Es urgente actuar como país, y tomar la decisión de unir esfuerzos y consolidar el ecosistema digital que puede ser una oportunidad de desarrollo inclusivo. Para poder hacer un uso más completo y eficiente de este nuevo momento, se debe cocrear con sinergia el futuro entre los tres actores fundamentales--gobierno, sector privado y sociedad civil—. Como dijo el ex ministro de Irlanda cuando vivió su transformación económica, “o nadamos o nos hundimos”. Es hora que los salvadoreños nademos.

__________________________________________________________________________________________________________
*: Editorial publicado en la Revista El Economista, edición noviembre-diciembre 2019, www.eleconomista.net

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.