¿Cómo Ayudar? - Haga su donativo 

Trabajamos para unir las mentes y corazones de salvadoreños en la construcción de valores democráticos basados en libertades individuales y económicas.


Le invitamos a unirse a este esfuerzo para lograr en El Salvador una convivencia social pacífica, nacida de responsabilidad y solidaridad, con oportunidades para todos, garantizando así el respeto al estado de derecho y la institucionalidad democrática.
 

Al incorporarse como donante de FUSADES, con su donación libre de impuestos, usted está apoyando nuestro trabajo por el desarrollo económico sostenible de las comunidades más desfavorecidas, juntos vamos a convertir a El Salvador en un país de oportunidades, prosperidad y empoderamiento de su ciudadanía.
 

Donaciones personales

CategoríasBeneficiosAporte anual
COBRE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Invitaciones a eventos ad-hoc y charlas especiales
  • Descuentos especiales en eventos
  • Ubicación preferencial en eventos como “Promueve tu País” y “Fusades Abierto”

US $25 Donar ahora

 

BRONCE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Boletines trimestrales impresos
  • Participan en el equipo de edición de blogs
  • Descuentos especiales en eventos

US $100 Donar ahora

 

PLATA
  • Acceso VIP a Informes de Coyuntura u otros
  • Ubicación preferencial a eventos
  • Participación en sesiones especiales de las comisiones de los departamentos con base en política establecida
  • Invitaciones exclusivas
  • Descuentos especiales en eventos

US $250 Donar ahora

 

 

Donaciones corporativas

Nuestros donantes corporativos tienen la oportunidad de apoyar el trabajo de FUSADES en general o apoyar temas específicos y/o proyectos concretos.

CATEGORIASBENEFICIOSAPORTE ANUAL
ORO
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 4 directivos/staff
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Descuentos especiales en eventos
  • Cuatro agendas ejecutivas y 4 pines exclusivos

US $1,000
hasta
US $5,000Donar ahora

 

DIAMANTE
  • Dos presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 8 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Colección anual de publicaciones
  • Ocho agendas ejecutivas y 8 pines exclusivos

US $5,001
hasta
US $10,000Donar ahora

 

PLATINO
  • Cuatro presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 12 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Doce agendas ejecutivas y 12 pines exclusivos

US $10,000
en adelanteDonar ahora

 

 

¿Cómo ayudar?

Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

 
Suscríbase

El ajuste fiscal debe ser para obtener más de nuestros impuestos

Autor: 
DEC
Fecha: 
Lun, 05/15/2017

El creciente endeudamiento del gobierno y los problemas fiscales que enfrenta, de déficit, falta de liquidez, presupuestos mal elaborados, solo son síntomas de un problema más grande, que es el mal uso de los recursos del Estado, los cuales provienen de lo que cada ciudadano aporta con los impuestos que paga directa o indirectamente.

Las finanzas del Estado entre 2008 y 2016 reflejan la prioridad que ha tenido en las políticas públicas, el incremento del gasto público en salarios. De los grandes incrementos en la recaudación tributaria, iguales a US$1,281 millones, el 70.4% se ha destinado para aumentar las remuneraciones del sector público. 

Se estima que este incremento se debe en un 45% a la creación de nuevas plazas. Un estudio del FMI muestra que el número de plazas del sector público aumentó en 40,000, para totalizar 200,000 empleados de gobierno general. Mientras que en este período de ocho años, la población total aumentó entre 2% y 5%, y el empleo privado formal creció 15%, el número de empleados públicos aumentó 28%, evidenciando que el gobierno ha crecido más allá de lo que el país puede costear.

Del incremento del gasto en salarios, un 55% se debe a los aumentos salariales. Por ejemplo, el salario anual per cápita promedio del Sector Público No Financiero (SPNF) entre 2008 y 2017 ha incrementado en 30.8%, mientras que para este mismo período se estima que el PIB per cápita habrá incrementado 19.6% en términos nominales. Esto muestra, también, que los salarios públicos han crecido más que el crecimiento promedio de la economía. Mientras el país lucha por crecer y aumentar el empleo, el sector público no ha tenido dificultades para engrosarse con holgura.

Ante el crecimiento en más plazas y mayores salarios, es obvio que los ciudadanos deberían esperar más y mejores servicios, pero esto no es lo que se observa. El mencionado estudio del FMI señala que aunque el gasto en salud y educación son similares a los promedios regionales, existen ineficiencias en dichos gastos, teniendo impacto negativo en indicadores sociales. En este sentido, el país tiene espacio para efectuar ahorros y mejoras de eficiencia tanto en salud como en educación. Con los mismos recursos, se deberían tener mayores resultados.

Ahora que el país ha llegado a la necesidad de hacer un ajuste en las finanzas públicas, este debe comenzar por corregir el evidente despilfarro que existe en los empleos y salarios del sector público, de tal manera que los ciudadanos puedan obtener más a cambio de lo que pagan por sus impuestos. Es necesario que el espíritu de servicio permee en las instituciones públicas y que estas hagan un uso más eficiente de los recursos,  y que las plazas y aumentos se asignen de acuerdo con el mérito; lo cual se puede lograr a través de la aprobación de una nueva Ley de la Función Pública.

• Editorial elaborado por el Departamento de Estudios Económicos y publicado en la edición abril-mayo revista El Economista, www.eleconomista.net 

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.