¿Cómo Ayudar? - Haga su donativo 

Trabajamos para unir las mentes y corazones de salvadoreños en la construcción de valores democráticos basados en libertades individuales y económicas.


Le invitamos a unirse a este esfuerzo para lograr en El Salvador una convivencia social pacífica, nacida de responsabilidad y solidaridad, con oportunidades para todos, garantizando así el respeto al estado de derecho y la institucionalidad democrática.
 

Al incorporarse como donante de FUSADES, con su donación libre de impuestos, usted está apoyando nuestro trabajo por el desarrollo económico sostenible de las comunidades más desfavorecidas, juntos vamos a convertir a El Salvador en un país de oportunidades, prosperidad y empoderamiento de su ciudadanía.
 

Donaciones personales

CategoríasBeneficiosAporte anual
COBRE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Invitaciones a eventos ad-hoc y charlas especiales
  • Descuentos especiales en eventos
  • Ubicación preferencial en eventos como “Promueve tu País” y “Fusades Abierto”

US $25 Donar ahora

 

BRONCE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Boletines trimestrales impresos
  • Participan en el equipo de edición de blogs
  • Descuentos especiales en eventos

US $100 Donar ahora

 

PLATA
  • Acceso VIP a Informes de Coyuntura u otros
  • Ubicación preferencial a eventos
  • Participación en sesiones especiales de las comisiones de los departamentos con base en política establecida
  • Invitaciones exclusivas
  • Descuentos especiales en eventos

US $250 Donar ahora

 

 

Donaciones corporativas

Nuestros donantes corporativos tienen la oportunidad de apoyar el trabajo de FUSADES en general o apoyar temas específicos y/o proyectos concretos.

CATEGORIASBENEFICIOSAPORTE ANUAL
ORO
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 4 directivos/staff
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Descuentos especiales en eventos
  • Cuatro agendas ejecutivas y 4 pines exclusivos

US $1,000
hasta
US $5,000Donar ahora

 

DIAMANTE
  • Dos presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 8 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Colección anual de publicaciones
  • Ocho agendas ejecutivas y 8 pines exclusivos

US $5,001
hasta
US $10,000Donar ahora

 

PLATINO
  • Cuatro presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 12 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Doce agendas ejecutivas y 12 pines exclusivos

US $10,000
en adelanteDonar ahora

 

 

¿Cómo ayudar?

Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

 
Suscríbase

Empleo: una preocupación constante entre los salvadoreños

Autor: 
Gabriela Góchez
Fecha: 
Mar, 08/29/2017

29 de agosto de 2017

Si bien es cierto que se observan mejoras en el desarrollo económico y social 25 años después de firmar los Acuerdos de Paz, todavía hay inquietudes ciudadanas que atender. Prueba de ello es que los avances en la superación de la pobreza parecen estar estancados desde hace diez años, ya que 38 de cada 100 salvadoreños son pobres en 2016, al igual que en 2006 (FUSADES, 2017a). Al respecto, en ese documento de trabajo se señala que la efectividad de los programas sociales de asistencia ha sido insuficiente e insostenible, porque, a pesar de que la inversión pública social se ha duplicado en diez años, la pobreza se mantiene igual. 

Esta realidad permite exponer una de las mayores preocupaciones de la sociedad salvadoreña: las condiciones y oportunidades de empleo. El desempleo, la informalidad y el subempleo urbano son desafíos de país que no permiten mejorar la calidad de vida de las personas de manera sostenida, y a su vez, generan un desapego por parte de los ciudadanos, quienes buscan salidas individuales a la crisis, como la migración y las remesas familiares (FUSADES, 2017b). 

Sobre ello, según datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de la Dirección General de Estadística y Censos, el desempleo ha aumentado con respecto a 2006, pasando de 6.5% a 7.0% de la población económicamente activa (PEA) en 2016. Más aún, solo 28.3% de la PEA pertenece a la fuerza laboral formal del país, tanto en 2016 como en 2006. Es decir, aproximadamente siete de cada diez personas que trabajan o buscan empleo activamente no tienen acceso a seguridad social (asistencia médica y pensiones). Además, en 2016, uno de cada tres ocupados urbanos está subempleado, es decir, que trabaja involuntariamente menos de 40 horas a la semana o labora 40 horas o más a la semana y percibe un ingreso menor que el salario mínimo establecido. Por lo tanto, las oportunidades y condiciones de empleo inquietan a muchos salvadoreños, ya que el sistema económico del país parece tener mayor dificultad para absorber su fuerza laboral, lo que se traduce en una fuerte informalidad y subempleo. Adicionalmente, la situación se complica todavía más con el bajo crecimiento económico y el deterioro del clima de negocios. Prueba de ello es que, según el Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, la competitividad de la economía salvadoreña parece disminuir desde 2006. 

Por consiguiente, en este contexto económico y laboral, los ciudadanos pierden confianza en la capacidad de las instituciones de garantizarles las condiciones necesarias para el desarrollo, el crecimiento económico y la generación de empleo de calidad, provocando así una desvinculación social por parte de las personas y una dependencia mayor de la migración y remesas. De hecho, el proyecto de vida de muchos salvadoreños, sobre todo jóvenes, ha dejado de estar basado en las oportunidades que el país les ofrece. Según los datos del Latinobarómetro, la proporción de ciudadanos encuestados que quieren emigrar es cada vez mayor, siendo este porcentaje aún mayor para los jóvenes de 15 a 24 años. En 2015, 42.2% de este grupo poblacional había pensado en la posibilidad concreta de ir a vivir a otro país, contra 37.2% en 2006. Es decir, en 2015, dos de cada cinco jóvenes salvadoreños encuestados querían emigrar. 

Es imperativo mejorar el desempeño de las políticas públicas y crear las condiciones necesarias para responder efectivamente a los problemas que más afectan a los salvadoreños y enrumbar el país hacia el desarrollo. Para ello, urge construir una sociedad más integrada, fomentar el crecimiento económico y garantizar un buen funcionamiento de las instituciones, posibilitando la construcción de un proyecto de vida en el país y mayor cooperación e involucramiento por parte de los ciudadanos. 

Nota

Se ampliará más sobre esto en el Informe de Coyuntura Social 2016-2017, el cual será publicado en septiembre de 2017. 

Referencias

DIGESTYC. Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples. Ciudad Delgado: Dirección General de Estadística y Censos. 

FUSADES (2017a). 38 de cada 100 salvadoreños son pobres, igual que hace diez años. La política social debe revisarse. Posición institucional. Departamento de Estudios Sociales. FUSADES, agosto de 2017.

FUSADES (2017b). Situación social en breve. Informe de Coyuntura Social 2016-2017. Departamento de Estudios Sociales. FUSADES, documento a publicarse en septiembre de 2017. 

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.