¿Cómo Ayudar? - Haga su donativo 

Trabajamos para unir las mentes y corazones de salvadoreños en la construcción de valores democráticos basados en libertades individuales y económicas.


Le invitamos a unirse a este esfuerzo para lograr en El Salvador una convivencia social pacífica, nacida de responsabilidad y solidaridad, con oportunidades para todos, garantizando así el respeto al estado de derecho y la institucionalidad democrática.
 

Al incorporarse como donante de FUSADES, con su donación libre de impuestos, usted está apoyando nuestro trabajo por el desarrollo económico sostenible de las comunidades más desfavorecidas, juntos vamos a convertir a El Salvador en un país de oportunidades, prosperidad y empoderamiento de su ciudadanía.
 

Donaciones personales

CategoríasBeneficiosAporte anual
COBRE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Invitaciones a eventos ad-hoc y charlas especiales
  • Descuentos especiales en eventos
  • Ubicación preferencial en eventos como “Promueve tu País” y “Fusades Abierto”

US $25 Donar ahora

 

BRONCE
  • Boletines electrónicos periódicos
  • Boletines trimestrales impresos
  • Participan en el equipo de edición de blogs
  • Descuentos especiales en eventos

US $100 Donar ahora

 

PLATA
  • Acceso VIP a Informes de Coyuntura u otros
  • Ubicación preferencial a eventos
  • Participación en sesiones especiales de las comisiones de los departamentos con base en política establecida
  • Invitaciones exclusivas
  • Descuentos especiales en eventos

US $250 Donar ahora

 

 

Donaciones corporativas

Nuestros donantes corporativos tienen la oportunidad de apoyar el trabajo de FUSADES en general o apoyar temas específicos y/o proyectos concretos.

CATEGORIASBENEFICIOSAPORTE ANUAL
ORO
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 4 directivos/staff
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Descuentos especiales en eventos
  • Cuatro agendas ejecutivas y 4 pines exclusivos

US $1,000
hasta
US $5,000Donar ahora

 

DIAMANTE
  • Dos presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 8 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Colección anual de publicaciones
  • Ocho agendas ejecutivas y 8 pines exclusivos

US $5,001
hasta
US $10,000Donar ahora

 

PLATINO
  • Cuatro presentaciones privadas de informes coyuntura
  • Reconocimiento durante Asamblea General
  • Mención especial en memoria anual de labores
  • Invitaciones a eventos exclusivos para 12 directivos/staff
  • Ubicación VIP en eventos de FUSADES
  • Visitas guiadas a proyectos y beneficiarios
  • Descuentos especiales en eventos
  • Doce agendas ejecutivas y 12 pines exclusivos

US $10,000
en adelanteDonar ahora

 

 

¿Cómo ayudar?

Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

 
Suscríbase

Es imperativo rescatar la escuela pública salvadoreña

Autor: 
Gabriela Góchez
Fecha: 
Mié, 04/19/2017

En El Salvador, la violencia escolar es un problema recurrente tanto dentro de la escuela como en su entorno, el cual afecta de distintas formas a la comunidad educativa y a una de las instituciones socializadoras del país – la escuela. Según el Informe de Desarrollo Humano, un contexto hostil compromete el rol de la escuela como refugio del tejido social (PNUD, 2013). Prueba de ello es que, en 2015, uno de cada tres centros escolares públicos registró deserción por violencia de pandillas[1]. 

Existen diferentes conceptualizaciones sobre violencia escolar en el país; una desde la óptica de seguridad pública y otra desde la educación. La Policía Nacional Civil (PNC) la define como aquellos actos que quebrantan la ley y victimizan a la comunidad educativa, por lo que registra una amplia gama de delitos como homicidios, amenazas y agresiones sexuales. En contraste, el Ministerio de Educación (MINED) sistematiza cuatro formas de violencia en las escuelas (violencia psicológica, violencia física, matonería y violencia sexual) y diversos factores de riesgo (pandillas, drogas, armas, etc.). Esta discrepancia y la poca disponibilidad de datos oficiales han generado que se recolecte distinta información y que se implementen estrategias de prevención con diferentes enfoques.

Por un lado, ambas perspectivas coinciden en que la violencia ocurre adentro y afuera de la escuela y afecta más a los estudiantes que a otros miembros de la comunidad educativa; sin embargo, los problemas que detectan son distintos. Para la PNC, las principales manifestaciones de violencia escolar son la violencia sexual y las amenazas. En 2015, el 28% de los delitos cometidos contra estudiantes fueron agresiones sexuales y 21%, amenazas[2]. Mientras que, para el MINED, las que más afectan a los centros escolares públicos son el acoso, la penetración de pandillas al interior de  los centros y el tráfico de drogas en la comunidad. Por ejemplo, en el mismo año, 37% de las escuelas públicas del país reportó violencia psicológica entre pares; 23%, violencia física; y 22%, matonería[3].

Por otro lado, al analizar los datos del MINED (2015) se advierte que existen más escuelas afectadas por la presencia de factores de riesgo (pandillas, drogas, armas, etc.) en la comunidad que en su interior. Prueba de ello es que, en 2015, el 65% de los centros educativos públicos fue afectado por la presencia de pandillas en la comunidad, mientras que el 24% reconoció su penetración al interior de la escuela. El 61% fue afectado por el tráfico de drogas en la comunidad y el 14% enfrentó este problema en su interior.

La evidencia del MINED también muestra que la violencia escolar se manifiesta de distinta manera a lo largo del territorio. Por ejemplo, la penetración de pandillas al interior de las escuelas no es igual en todos los municipios; en 2015, 83% de estos señaló que menos de la mitad de los centros educativos enfrentan esta situación. Tampoco es igual el comportamiento del tráfico de drogas en la comunidad. En el mismo año, el 14% de los municipios del país tenían menos del 35% de escuelas con este problema, contra 15% que reportaron más del 80% de sus escuelas afectadas.

Finalmente, a pesar de que la escuela pública salvadoreña está en riesgo, aún es percibida como un espacio seguro en el territorio, pues, el fenómeno de la violencia afecta al contexto educativo de distinta manera a lo largo del país. No todos los centros escolares lo enfrentan, y los que sí lo hacen reportan mayor exposición en la comunidad que en su interior.

En definitiva, la escuela aún puede ofrecer un contexto educativo seguro, libre de violencia y propicio para el desarrollo pleno de los estudiantes. Es imperativo asegurar el cumplimiento de la misión de la educación, sobre todo en contextos de riesgo; por lo tanto, es fundamental explorar si las estrategias de prevención de la violencia escolar responden adecuadamente a la realidad de las escuelas públicas.

Referencias

MINED (2015). Observatorio MINED 2015 sobre los centros educativos públicos de El Salvador. San Salvador.

PNUD (2013). Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador 2013. Imaginar un nuevo país, hacerlo posible: diagnóstico y propuesta. San Salvador: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Págs. 214-227.

La investigación “La pertinencia de las estrategias para prevenir la violencia escolar en El Salvador”, desarrollada por el Departamento de Estudios Sociales de FUSADES, realiza un caso de estudio para caracterizar el problema de violencia en las escuelas públicas salvadoreñas y para examinar en qué medida las estrategias de prevención de la violencia escolar responden adecuadamente a la realidad de los centros educativos. Dicho estudio será publicado próximamente.


[1] MINED (2015). Observatorio MINED 2015 sobre los centros educativos públicos de El Salvador. San Salvador.

[2]Datos proporcionados por la PNC en mayo de 2016.

[3]MINED (2015). Observatorio MINED 2015 sobre los centros educativos públicos de El Salvador. San Salvador.

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.