Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Mejoran las expectativas empresariales ¿serán transitorias o permanentes?

Autor: 
DEC
Fecha: 
Mié, 08/21/2019

El Índice de Confianza Empresarial (ICE) que mide mensualmente FUSADES, mostró un repunte al alcanzar un valor de 130.8 en julio de 2019, siendo el segundo resultado más alto de toda la serie desde 2005 (excepto en diciembre de 2006 que fue de 136.9). La historia del índice nos muestra dos episodios de incremento de expectativas, así: i) aumento permanente, siendo sostenido porque duró 11 meses, se observó de septiembre de 2006 a agosto de 2007, lo cual se explicó por firma del CAFTA-RD, tasas record de inversión extranjera (banca, textiles, turismo, aeromantenimiento, agro y pesca), un mayor crecimiento de la economía (local e internacional), aumento de exportaciones, pero la crisis internacional lo frenó; ii) aumento transitorio, se presentó en diciembre de 2013 con un índice de 130, pero fue un evento que duró solo un mes, ya que inmediatamente cayó a los niveles previos de baja confianza; el incremento puede deberse a la caída de la tasa de homicidios, la cual fue efímera.

Las expectativas empresariales se mantuvieron muy bajas en la administración anterior que gobernó el Poder Ejecutivo, ya que el promedio del índice fue 105.4, desde junio de 2014 hasta mayo de 2019. Durante dicho periodo, el empleo formal aumentó en 49,000 plazas, mientras que aproximadamente entraron a buscar empleo 272,500 salvadoreños; es decir, que un 82% pasaron a aumentar la informalidad, el desempleo o migraron. 

En junio de 2019, entró un nuevo equipo de gobierno al Poder Ejecutivo, el cual ha presentado un giro positivo a través de establecer una apertura para dialogar con el sector productivo para solventar problemas críticos que se heredaron con serias dificultades en las aduanas, por una mala gestión en la implementación de la Declaración Única Centroamericana (DUCA), ya que la solución se realizó en consulta con el sector empresarial a través de la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (CIFACIL); por otra parte, se han implementado medidas claras para combatir la delincuencia, se han señalado casos de nepotismo y corrupción de la anterior administración; se han fortalecido las relaciones con el principal socio comercial, Estados Unidos, y se ha creado un nuevo marco positivo de relaciones para empezar a resolver los cuellos de botella con el sector productivo.

Las medidas anteriores, combinadas con el voto de confianza que las sociedades otorgan a una nueva administración (conocida como “luna de miel”), han provocado un aumento en las percepciones positivas del sector empresarial, en un contexto donde la economía local se desacelera al igual que la internacional. Hay una oportunidad para mantener altas las expectativas, a través de los acuerdos público-privados en políticas públicas predecibles y eficaces que promuevan la inversión, el aumento de la productividad y la competitividad nacional. 

Editorial publicado en la Revista El Economista, edición agosto-septiembre 2019, www.eleconomista.net

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.