Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

US$2,840.3 millones en empleos públicos ¿quién se ha beneficiado?

Autor: 
DEC
Fecha: 
Mar, 03/19/2019



Las remuneraciones del Sector Público no Financiero (SPNF) es el rubro que, después del pago de intereses, ha crecido más; de 2008 a 2019 se incrementó US$1,265.6 millones (80.4%), llegando a US$2,840.3 millones.  Este incremento se debe a más personal y a salarios más altos. 

De acuerdo con un estudio del BID (2016), El Salvador era el segundo país en Latinoamérica con el gasto en remuneraciones más elevado, 40% del gasto total, superior al promedio de Latinoamérica (29%) y al de la OCDE (24.2%).  El Salvador era, además, el quinto país con el mayor gasto en remuneraciones como porcentaje del PIB (10.5%), superando el promedio de Latinoamérica (8.4%).  Este mismo estudio coloca al país como el más ineficiente en este rubro.  

De 2008 a 2019, el número de empleados del SPNF aumentó en 45,118 (33%), ascendiendo a 181,744.  En términos porcentuales, algunas de las instituciones que más aumentaron su planilla fueron: Órgano Legislativo, Tribunal de Ética Gubernamental (TEG), Presidencia de la República, Registro Nacional de las Personas Naturales, SIGET, Superintendencia de Competencia (SC), Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, Consejo Nacional de Energía (CNE) y CEPA.  

Durante el mismo período, el salario anual per cápita del SPNF también se incrementó, US$3,016 (38.8%), superando la inflación, la cual de enero de 2009 a noviembre de 2018 fue 13.2%. Los docentes fueron los que experimentaron el mayor aumento (65.2%), mientras que el personal de seguridad pública fue el que registró el menor incremento.

En el país, los salarios que se pagan en el sector público son bastante más altos que los que devengan posiciones similares en el sector privado. Distintos estudios ubican a El Salvador como uno con las primas salariales más altas, entre 41 y 70%, superando la media de Latinoamérica.

Existen diferencias notables entre instituciones en el salario per cápita promedio, y también hay desigualdad en el salario asignado a las mismas ocupaciones laborales, en las distintas dependencias.  En 2019, las instituciones más caras son: SIGET, SC, Proesa, Relaciones Exteriores, CNE, CEPA, INSAFORP, TEG y Autoridad Marítima Portuaria. 

Tener salarios altos no es suficiente para afirmar que se está pagando demasiado, pero sí amerita una evaluación; sobre todo, porque no se percibe una mejora en los servicios públicos; distintos estudios señalan que el gasto en remuneraciones es alto e ineficiente, y que existe una elevada prima salarial.  

El comportamiento expansivo de las plazas y salarios ha puesto una fuerte presión a las finanzas públicas; en la medida que este gasto sea ineficiente, se desvían recursos que deberían utilizarse para mejorar los servicios y programas sociales. Se necesita, al menos, un análisis de las condiciones del mercado laboral, una auditoría de plazas, tener un presupuesto por resultados, y rendición de cuentas, y, también, se refuerza la necesidad urgente de implementar una Ley del Servicio Público.  Un gasto eficiente es una condición imprescindible para que el Estado esté al servicio de los salvadoreños, sobre todo de los más desprotegidos.

Editorial publicado en la edición marzo-abril 2019, de la revista El Economista, www.eleconomista.net 

 

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.