Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Informe de Coyuntura Económica Noviembre de 2017

hew

Hay vientos favorables en el entorno económico, pero la economía está anclada y no genera el empleo que la población necesita, debido a la incertidumbre originada en factores negativos, como:políticas económicas que no crean confianza, crisis fiscal, e inseguridad ciudadana. Es necesario construir un clima de confianza y marcar el rumbo adecuado para que el país salga adelante. 

Existen vientos favorables en el escenario económico global.

• El PIB mundial crecerá 3.6% en 2017 y 3.7% en 2018, impulsado por la inversión, la producción industrial y el comercio internacional, así como por la mayor demanda de países avanzados y China.

• En Estados Unidos el PIB subió 3.1% y 3% en el segundo y tercer trimestre, respectivamente, gracias al aumento del consumo, la inversión privada, la manufactura y servicios. 

• El desempleo total bajó a 4.1% en octubre y el hispano a 4.8%, lo que coincide con un incremento en las remesas familiares de 10.3% (US$384.2 millones).

• La recuperación de los precios del barril de petróleo a US$54.9 en promedio a octubre, implicó que la factura petrolera aumentara en US$76 millones hasta septiembre. 

Al interior del país los vientos favorables se observan en las exportaciones, régimen de lluvias y el aumento del crédito.

• Las exportaciones de bienes crecieron 5.7% a septiembre, mayor al -3.4% del año previo.

• La inversión extranjera directa neta alcanzó US$413 millones el primer semestre, siendo el mayor incremento en los últimos cinco años.

• Un buen régimen de lluvias permitió que la generación de energía hidroeléctrica de julio a septiembre, fuera la mayor en los últimos cinco años y se prevé un incremento de la zafra 2017-18.

• El crédito creció en 5.5% a septiembre: 7.2% para el sector productivo y 4.2% para los hogares. 

La economía muestra una pérdida de empleo formal y bajo nivel de ventas, lo cual revela que factores internos -como la incertidumbre- no permiten aprovechar los vientos favorables.

• El empleo formal del ISSS se contrajo en 3,187 plazas a julio de 2017, comparado con el de noviembre 2016, representando una caída de 0.4%. 

• El saldo neto del Indicador de Ventas de FUSADES (IVF) fue -6.4 en el tercer trimestre, manteniendo un promedio negativo durante el año, mostrando un desacople con las cifras del PIB trimestral desde 2016. Se sugiere que el BCR difunda la nueva base del PIB.

• El saldo neto de la percepción de las empresas sobre el clima de inversión fue -49, acumulando 9 años como desfavorable, atribuido a delincuencia, incertidumbre y políticas públicas erradas.

• La percepción de los empresarios sobre la política económica es la más desfavorable -60.7, desde que se empezó a medir; la política de seguridad cayó nuevamente a -49.5; y la política social -38.8.

En 2017 la política fiscal se sumó a la profundización de la incertidumbre.

• El año comenzó con la amenaza de una reforma de pensiones confiscatoria.

• En abril no se pagó la deuda previsional; y se cayó en “impago selectivo”.

A finales de septiembre de 2017 se aprobó por acuerdo político la reforma de pensiones, justo antes de caer en otro impago.

• La reforma de pensiones frenó la confiscación del ahorro individual y se protegió la propiedad. También, se produjo un alivio a las finanzas públicas.

• Sin embargo, la deuda pública -aún con la reforma- seguirá creciendo, llegando a 68.9% en 2030; por lo que se necesita de un ajuste fiscal integral.

El Proyecto de Presupuesto 2018 (PP2018) no cumple con la Ley de Responsabilidad Fiscal, en el sentido que haya un ajuste de 3% del PIB entre 2017 y 2019; y no refleja medidas de austeridad planteadas por la sentencia de la Sala de lo Constitucional.

• Hay un incremento de 2,564 plazas y de US$79.2 millones en remuneraciones.

• En varias instituciones aumentan los rubros que la Sala de lo Constitucional ordenó frenar. 

• El déficit fiscal, según cifras oficiales, subirá de 2.6% en 2017 a 2.8% en 2018; lo cual es contrario al rumbo que se necesita, que es la reducción del déficit fiscal.

El reto para la economía es acordar un rumbo que permita crear más oportunidades de empleo formal, 54,500 por año, sustentadas en un crecimiento alto y sostenido, arriba del 5% anual. En el ámbito de las finanzas públicas, el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal y un Presupuesto 2018 coherente con un proceso de ajuste en el gasto público, contribuirá a recuperar la confianza y certidumbre que el país necesita para lograr un mejor desarrollo.

 


 



Archivo Adjunto: 
AdjuntoTamaño
Comunicados.pdf1.22 MB
Share