Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Informe de Coyuntura Social 2017-2018

hew

Construir una sociedad cohesionada y próspera requiere el compromiso de todos los salvadoreños para fortalecer el desarrollo en los territorios y el aporte de la educación técnica a la empleabilidad, especialmente de los jóvenes.

El Informe de Coyuntura Social del Departamento de Estudios Sociales sostiene que el desarrollo y la sostenibilidad de El Salvador dependen mucho de su grado de cohesión social. Lograr mayores niveles de estabilidad social y económica será posible en la medida que cada miembro de la sociedad tenga la voluntad de cooperar para definir e impulsar un proyecto común que busque el progreso para todos. 

El empeño en multiplicar esfuerzos para lograr una sociedad próspera surge y se fortalece cuando los vínculos sociales y valores son fuertes, las instituciones funcionan y existe equidad en el acceso a las oportunidades económicas y sociales. Los modestos resultados en materia social nos advierten que, a pesar de los avances, prevalecen varios retos a superar para que la sociedad salvadoreña alcance mayores niveles de bienestar. 

A partir del análisis, en este informe se argumenta que para construir una sociedad cohesionada y próspera se requiere un mayor compromiso de todos los salvadoreños con la promoción del desarrollo en los territorios. También interesa sumar apoyos para aumentar el potencial de la educación técnica en la generación de mayores oportunidades de empleo para las personas, especialmente los jóvenes.

El Salvador ha progresado en diversas dimensiones, pero todavía existen desafíos significativos para dar el salto a una mejora sostenida de la calidad de vida de las personas. 

Muchos de los avances corresponden a la generación de oportunidades económicas y sociales; sin embargo, algunos han sido modestos debido al estancamiento de aspectos que son clave para progresar. Entre los avances, se destaca la reducción de la pobreza: de 38.2% de la población que no podía satisfacer sus necesidades básicas en 2016 pasó a 33.7% en 2017. Entre las áreas con estancamiento, predominan los retos en la situación de empleo. En 2017, solo tres de cada diez personas económicamente activas tenían empleo formal y, por ende, acceso a seguridad social (asistencia médica y pensiones). 

Las instituciones han tenido resultados positivos en materia de derechos fundamentales y de combate a la corrupción, pero todavía enfrentan dificultades para actuar con eficacia, afectando la tarea de atenuar las brechas y garantizar la igualdad de oportunidades. 

En consecuencia, no es sorpresa que persistan desafíos en torno a la confianza y a la voluntad de cooperar por parte de los salvadoreños. Prueba de ello es el fuerte interés en emigrar, siendo este mayor entre los jóvenes. Dos de cada cinco consideró seriamente irse del país. No obstante, se registra un desempeño positivo en la participación ciudadana. 

Por consiguiente, es necesario promover una integración de esfuerzos y orientar políticas públicas que pongan al centro a las personas y procuren una mejora sostenible de su calidad de vida. Alcanzar esto requiere el compromiso y la coordinación de todos los actores de la sociedad. Es del interés de todos los salvadoreños superar los retos pendientes, fomentar los derechos fundamentales y potenciar las capacidades de las personas. 

Cuando hay oportunidades de desarrollo en los lugares de origen, la opción de emigrar o moverse de un lugar a otro forzosamente para poder progresar, no es la primera.

Los factores económicos y la inseguridad constituyen dos de las principales razones por las que los salvadoreños deciden abandonar sus territorios de origen en búsqueda de mejores opciones de vida. La primera motiva a 8 de cada 10 retornados salvadoreños mientras que la segunda es la razón por la que 1 de cada 10 intentaron emigrar. Por su parte, la inseguridad, es causa de desplazamientos internos forzados por violencia. 

Asimismo, se ha identificado que cuando las personas perciben que no cuentan con el respaldo de las instituciones encargadas de velar por la integridad, desarrollo, seguridad y justicia de la población, deciden buscar soluciones individuales a sus problemáticas a través de la movilidad humana.

El país cuenta con experiencia en la implementación de políticas públicas que buscan abordar problemáticas sociales que son causa de emigración. No obstante, los procesos de trabajo, evaluación, análisis y mejora deben de ser constantes si se quiere incrementar la efectividad de dichas iniciativas. Por otra parte, aún está pendiente el reconocimiento del fenómeno de los desplazamientos forzados por violencia, comprender cómo este afecta la calidad de vida de las personas y ejecutar acciones acordes con la magnitud de la problemática.

Para construir un país próspero y seguro centrado en las personas, es indispensable proveerles condiciones necesarias para que puedan construir sus proyectos de vida en las comunidades de origen. Es imprescindible promover entornos aptos para la generación de empleos, donde prevalezcan la seguridad ciudadana y el Estado de derecho, factores que fortalecen la cohesión social presente en el ámbito local. 

Desplegar el potencial de la educación técnica profesional en la generación de empleo, especialmente para los jóvenes, ayudaría a consolidar su integración a la sociedad y sus aportes al desarrollo del país.

La educación es clave para potenciar las capacidades de las personas e integrarlas a la sociedad. La educación técnica y tecnológica, en particular, se caracteriza por aumentar las oportunidades de empleo, en la medida que responda a las necesidades del sector productivo. Este resultado surge cuando los jóvenes tienen acceso a una formación de calidad y reciben la orientación vocacional oportuna.

Hace medio siglo, la educación técnica profesional fue institucionalizada en el país con la aspiración de responder a las demandas del sector productivo. Desde 2005 se ha implementado la estrategia MEGATEC, la cual busca articular la formación técnica de los niveles medio y superior, adaptándola a las necesidades de los territorios. 

Sin embargo, la educación técnica media y superior aún no logra desplegar todo su potencial. Las reformas se han concentrado en mejorar la educación básica; y, las iniciativas para fortalecer la formación técnica no han contado con suficientes recursos, capacidad técnica e información. En los últimos ocho años, la preferencia por el bachillerato técnico ha disminuido; y, actualmente 52 de cada 100 estudiantes matriculados en ese nivel estudian la opción general. Ni la creación de carreras en el área industrial o informática con gran potencial futuro ha sido suficiente para contrarrestar esta tendencia debido a la poca creación de empleos. 

Para transformar esta situación, es necesario que la política educativa esté debidamente articulada con la política industrial y económica; y asegurar que la estrategia de apoyo a la educación técnica profesional esté basada en evidencia y tenga una perspectiva de mediano y largo plazo. 

En resumen, este año en el Informe de Coyuntura Social se destacan avances en materia social y se identifican algunas áreas que ameritan mayor atención desde las políticas públicas.  En términos generales, se concluye que, para mejorar la calidad de vida de las personas, las familias y las comunidades es imperativo consolidar el Estado de derecho, promover la confianza de las instituciones, estimular la actividad económica, proveer buenos servicios sociales y garantizar la seguridad en los territorios. También es imperativo continuar la búsqueda de las mejores soluciones de política pública para impulsar el desarrollo territorial y fortalecer la vinculación entre la educación técnica y el mercado laboral. 

La aspiración es hacer de El Salvador un lugar donde existan más oportunidades, menos pobreza, que se viva con relativa tranquilidad y, en donde cada persona crea que puede construir un proyecto de vida. Avanzar hacia estas metas exige que cada miembro de la sociedad adquiera un mayor compromiso con su realización. 



Archivo Adjunto: 
Share