Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Presentamos Informe de Coyuntura Económica Primer trimestre de 2015

hew
Image: 

La economía salvadoreña continúa estancada en un ciclo de bajo crecimiento y endeudamiento público incontrolable; mientras que las políticas económicas y sociales se enfocan en alivios de corto plazo, las oportunidades de empleo se alejan.

La reducción de precios de petróleo y mayor perspectiva de crecimiento en Estados Unidos dan un descanso en el corto plazo.

• Mejores perspectivas de crecimiento para Estados Unidos, 3.1%, son favorables para El Salvador. 

• El barril de petróleo costó un promedio de US$51.6 en el primer trimestre, siendo el más bajo de los últimos nueve meses, posibilitando un ahorro de US$114.7 millones en las importaciones.

• Las exportaciones se recuperaron a 10.8% a marzo, favorecidas por la demanda en Estados Unidos y Centroamérica.

• Las remesas crecieron levemente 1.7% a marzo.

Los síntomas del lento crecimiento y pocas oportunidades de empleo continúan

• El Indicador de Ventas Trimestral de FUSADES al primer trimestre de 2015 cayó a 4.9 en marzo, respecto al 20 del trimestre anterior.

• El IVAE creció 0.7% en febrero, o 2.7 puntos por debajo del 3.4% regional, ocupando el último lugar.

• El empleo formal creció 1.1% en febrero, y se crearon pocas oportunidades, 8,369 plazas (de febrero de 2014 a febrero de 2015) para las 60,000 que se necesitan anualmente.

La inversión privada se encuentra deprimida, por clima adverso, inseguridad e incertidumbre, y altos costos para realizar negocios.

• El indicador de inversiones de la Encuesta Dinámica Empresarial fue de -3.4 en el primer trimestre de 2015, y destaca que fue negativo en todos los sectores.

• La inversión total en 2014 fue de 13.6% del PIB, mostrando una reducción de 5.2% o US$159.2 millones, menos que la de 2013. 

• De la inversión total, el 84.1% fue privada, lo cual resalta la importancia de un buen clima de inversión.

• La percepción del clima de inversión fue desfavorable, -45.6 en el primer trimestre, acumulando 7 años de resultados negativos.

• La Inversión Extranjera Directa fue apenas de US$275 millones en 2014, la más baja en Centroamérica, muy distante de los US$756 millones en Nicaragua y más de US$1,100 millones en Honduras y Guatemala (afectados por la violencia). 

El país se encuentra en un ciclo de endeudamiento público incontrolable que podría llevar a una crisis económica

• A pesar de la colocación de bonos por US$800 millones de septiembre de 2014, a abril de este año el saldo de Letes sumaba US$520.2 millones.

• En abril se aprobaron siete préstamos por US$459.7 millones y la emisión de US$900 millones en bonos, evidenciando que el Presupuesto Nacional 2015 aprobado en diciembre no era completo ni veraz. 

• La mayor deuda pública, eleva el riesgo y presiona al alza las tasas de interés, lo que reduce la inversión y el crecimiento, y aumenta el pago de intereses por deuda, lo cual incrementa aún más el endeudamiento público.

Las políticas públicas continúan con una visión de corto plazo, sin atender las causas fundamentales del desempleo y el bajo crecimiento.

• El gasto corriente se elevó en el primer trimestre en 5%, mientras que la inversión pública se redujo 13.2%, y es la más baja desde 2010.

• El incremento del gasto corriente proviene principalmente de un aumento de 4.6% en las remuneraciones y un incremento de 7.8% en las transferencias corrientes.

• El alto endeudamiento hizo que el pago de intereses creciera en 7.7%.

Para salir de este círculo vicioso de lento crecimiento y endeudamiento incontrolable, se deben realizar esfuerzos en cuatro áreas claves:

• Incrementar recursos y energías en soluciones de carácter permanente, como más inversión en educación y mejorar el clima de inversión.

• Disminuir recursos a medidas de corto plazo, que solo generan un alivio pero no resuelven los problemas de fondo.

• Realizar un diálogo constructivo para generar una visión compartida de las prioridades de largo plazo que el país necesita, incluyendo valores democráticos y el desarrollo de las personas en un esquema de libertades.

 

 


Share