Después de fortalecerse desde el segundo semestre del año anterior, la recuperación del crecimiento mundial avanza de forma moderada y más sincronizada geográficamente en 2017 –aunque todavía lejos de ser generalizada–, siendo esta recuperación la más amplia y sólida de la última década, gracias al aumento de la demanda interna de economías avanzadas y de China. Indicadores de corto plazo de la industria manufacturera y de actividad económica advierten que el dinamismo del crecimiento mundial se mantuvo durante el tercer trimestre, a lo que se agrega la mejora en la confianza de las empresas y los consumidores, pilares importantes en la recuperación de la economía global.

  • Pedro Argumedo Matamoros
  • Estudios económicos